domingo, 5 de julio de 2020

Sobre la decadencia




Hoy los jóvenes no son como antes, oigo al pasar frente a la Academia, y me quedo pensando en ello mientras doblo por la Avenida Corrientes y prosigo mi camino. Pienso en lo evidentemente contrastante en la construcción de aquella oración, contraste invisible para su locutor, ya que los jóvenes hoy nunca, y permítame enfatizar en esto, nunca, serán como antes. Siempre cambiantes los jóvenes de hoy, como aquellos de Charly García, y siempre tan de hoy. La búsqueda del ayer en el hoy es una banalización del presente, hábito tan recurrente de los añorantes de pasado, acaso añorantes de juventudes perdidas, disueltas como el agua en el agua. Y heme a mí, quien añora el futuro en cual añoraré el pasado, anticipando mí siempre desvaneciente juventud, siempre ida, siempre yéndose, volviéndose hacia el ayer desde el hoy, movimiento ineludible para mis ojos, mi alma, tan sensual, tan hipnótico.

Discutía ayer con Luis respecto de la actual valorización de una estética de la decadencia: año 2020, treinta años ya de la caída de los muros y del, ya en otrora incesante, avance de la globalización, y su mutación en un indudable arraigamiento en las manifestaciones de la época, treinta años ya de cuando creímos -nos dijeron- el fin de la historia, la muerte del arte, del ya está todo inventado, todo dicho, todo hecho; los ecos del imperial siglo XX retumbando en oídos de los trémulos, deshechos ante las trompetas, los bombos, las bombas; a veinte nada más del Internet, el Y2K, de la caída de los torres y las nuevas viejas nubes grises en el desierto árabe, la promesa de un valiente mundo nuevo brota de nuevo, la US PATRIOT, la ley antiterrorista y la pesadilla de Orwell metida dentro de la pesadilla de Huxley. El auge y caída de las libertades individuales –la ley del cielo-, atentados en Madrid, Buenos Aires y donde dé el sol, y ahora la amenaza roja se pone un burka y se hace invisible; los controles en los aeropuertos, las preguntas sobre si planeas hacer atentados en Estados Unidos. Y los niños que rieron en Woodstock lloraron Columbine y culparon a la música. Mientras el mundo se bañaba en oro y su imagen en el espejo, la opulencia, en Argentina, el Corralito, quien dio dólares recibirá dólares, cinco presidentes en una semana, y Cordera -quien en ese momento todavía era de los nuestros- mandándolos a todos a la concha de su madre, que ahora qué, que qué nos queda; a contramano del mundo volvíamonos hacia dentro, a juntar los pedacitos y empezar de nuevo, la década de los hijos y nietos de desaparecidos, construyendo su utopía y Nunca más y el que no salta es militar.

¿Afuera? Britney Spears primera en las listas y Madonna estudiando la Qabalah, una bomba gestándose en el mercado bursátil que nadie ve, que nunca pasó, que nunca va a pasar. El hip-hop, en otrora lleno de juventud, de ira, de enfado y desinteresada rebeldía, se lava la cara y Black Eyed Peas, Lil Wayne; Kanye West y Jay Z, promesas de barrio ayer, instituciones del hoy; por debajo del águila, el condor baila reggaetón de la mano de Daddy Yankee, y todo va bien hasta que crack, y acá aguantamos bien, pero afuera está todo mal, y cuando volvía del colegio y colgaba el  blanco, pristino, guardapolvo llegaban noticias de Grecia, y algo del default, y algo de que Alemania y la deuda, y cambiaba de canal y era la Franja de Gaza, y David que se volvió Goliath como los vencidos volvieronse vencedores.

Y lo que iba hacia afuera empezó a virar hacia adentro, tan lentamente que no nos dimos cuenta, porque nosotros queríamos seguir la fiesta, queríamos seguir bailando, pero mientras bailábamos nos olvidamos que los monstruos seguían en el armario, y si nadie los veía, algún día iban a salir, y quizás, solo quizás, si entonces hubiéramos sabido mejor, tal vez hoy… pero no, solo son conjeturas, y si pensás mucho no te vas a casa con la piba, ¿y por casa cómo andamos? ¿Cómo va esa utopía de los hijos del vació? Cayendo, decayendo, pendulando entre un pueblo fascinado y la Barrick Gold, entre la juventud que volvió a creer que la política no era una mala palabra y con la mano izquierda, zas, ley antiterrorista, y nosotros, los más chicos, que tanto reímos, que tanto caminábamos con el tuerto y¿ qué te pasa Clarín? ¿Estás nervioso?, y que aprendíamos con 678 que el periodismo suele mentir y siempre hay una bajada de línea editorial, que siempre un interés, ya no comprábamos tanto, que acá se está pifiando, y entonces la esperanza de una nueva izquierda, no tan ortodoxa como el troskismo, más flexible en sus formas pero tenemos el mismo sueño, el mismo cielo y todo iba ahí, más o menos, tirando, hasta que de vuelta zas, vuelve el liberalismo, o algo parecido, que apela e interpela a los liberales, pero también a los conservadores, pero también a los grises, se mete por las grietas y tiene todas las caras, o ninguna, que es lo mismo, y tanto afuera como adentro el mundo parece partirse en dos: surge Trump, surge Bolsonaro, surge Le Pen, surge Macri, surge, explota, y sobreexplota el feminismo, ahora todo blanco o negro o no, y punto. Y a la vez, el consumo más perverso, todo lo imaginable es verdad, y si es verdad, lo podés comprar, y ya no bastaba con Internet que ahora tenemos la Deep Web, y lo que es para poco al alcance de todos.

Y la línea que separa lo profundo de la superficie, lo oscuro de lo claro, fue difumándose, y todavía no nos dábamos cuenta porque queríamos seguir bailando, en un estado de coma volátil, y de pronto las risas, los sueños, ya no eran utopías, sino caos, y ahora los niños no quieren ser Superman, quieren ser Batman, aún, quieren ser Joker, Le Mat, los niños quieren ser niños, reír, jugar, crear, y romper también, y romper para crear, y destruir para crear, todo bufón, todo Trickster, y volvemos a Luis, que frente a todo esto me quiere hablar de la melancólica decadencia del jazz, y el bar y el whisky y la prostituta, pero Luis, pobre Luis, no se da cuenta que el mundo, y quienes lo mueven aunque no lo sepan, los niños, ya no quieren jazz, ni quieren rock, ni quieren rap, ni trap, los niños quieren fuego, porque alrededor todo es fuego. Y entonces heme yo ahí, quien anhelo el futuro en donde anhelaré el pasado, recordando mis batallas, porque el presente no me da nada, no me da pelea ni me exige darla, y me revuelco en el confort. Porque el confort atrae, ¿sabés?, seduce, te invita a quedarte, y te relajás y te desarmás, y entonces ¿para qué voy a salir?, si acá todo está tan cómodo, si me siento tan bien, pero es que ¡mierda! ya me siento mal de sentirme tan bien, no quiero más de tanto querer.

Entonces anhelo el frío, deseo la incomodidad, y estoy -estamos- más afuera que adentro, porque el mundo que en otro tiempo nos rechazaba hoy nos invita, nos hace pasar y nos sirve lo que queramos, pero así no lo quiero, ¿sabés?, así no lo quiero porque no peleo, y si no lo peleo no es mío, así que perdón mamá, gracias por todo, te amo, pero me voy, y perdón, ya sé que te estas poniendo vieja, que papá no está, y que otro hombre no sé, pero me voy, porque soy yo y soy solo una vez, y que no es mi culpa que mis hermanos ya no estén, pero estén, pero es que soy distinto, a mí no me bastan las estrellas de mentira, ¿sabés?, yo quiero mandarte esa carta desde Las Tres Marías. Pero, ey, no, no tengas miedo, no quiero morir, no, quiero vivir. Quiero vivir para que mi muerte valga la pena, porque si no ¿qué es? ¿qué vale?, la opulencia, el placer, el confort, el vino, la noche, la fiesta; todas las veces que salí buscando el frío porque sabía que al terminar de la noche me esperaba tu calor, tu techo y cobijo… pero hoy, nada mío acá, así que perdón, y culpalo a Siddharta, o a Hesse, qué se yo, ¡culpalo a papá!, que se murió, y no lo veo, y ahora quiero ver lo invisible para verlo, pero no me culpés a mí que ya me cansé de cargar con culpas, las tuyas y las del mundo, porque esta vez la culpa de que esto esté así es de todos ustedes, de vos mamá, de vos papá, tuya, hermano mío, hermano querido, que nunca hiciste nada porque no sé, porque no, y tuya abuela querida, que el mundo te pasó por encima rápido, tan rápido que no te diste cuenta.

Y vos que me leés, no pensés que me estoy desahogando de mi familia, y plasmando mis frustraciones en símbolos alguno irá a interpretar o no, no, porque mi mamá no es mi mamá, y mi papá, no es mi papá, y mi hermano y mi abuela no son tales, son todos los hermanos, todas las abuelas; son los tuyos, y los tuyos son los míos, y así con cada cual, segundos, terceros, cuartos y quintos, los que quieras. Pero tampoco me quedo con la culpa, no, porque qué es de un hombre que señala con el dedo, que todo lo que hace es para afuera de sí, y no, ahora hay que hacerse cargo, hay que ponerse los pantalones y salir a morir, a morir por mamá, papá y la concha de su madre. Y ojo, eh, no me quejo, lo hago feliz, porque sé que voy a morir viviendo, y no dejándome serestar en este circo gris y decadente que me regalan, que regalan porque nadie lo quiere en verdad, pero es más fácil agarrar la entrada y buscar el asiento que salir y ver qué hacer con uno mismo, ¿o no que sí?.

Y acaso Spinetta ya sabía lo que deparaba de las historia de sus congéneres cuando compuso Las Golondrinas de Plaza de Mayo, acaso sin saberlo -concientemente- Luis Alberto hizo el himno de las Madres de Plaza de Mayo, madres que en ese entonces no eran de Plaza de Mayo, solo madres, y lo digo como si fuera poco, pero ninguno de entre todos los presentes puede decir que así lo pienso, porque todos aquí sabemos lo que es una madre. ¿Y cuándo no es así?. ¿Cuándo la historia no probó ser simplemente el explaye de lo expuesto en un principio? De ser así, y estoy seguro que lo es -lo intuyo y con eso me basta, es más verdad que cualesquiera me hayan dado de fuera-, ¿cuál es la oración de nuestra era? ¿Cuáles sencillas y simples palabras mutarán a libros de historia?. El árbol ya contenido está dentro de la semilla, entonces me pregunto cómo luce la semilla, porque esta vez no se nos puede pasar por alto, porque una más no sé si aguanta, no sé si aguantamos, y tengo miedo, y no por mí, o por vos, sino por él, míralo, tan inocente mientras duerme, y quiero que siga soñando felicidad, y si para que el sueñe yo tengo que morir, que venga la bala, que no le tengo miedo, no, ya no más temor, señor.

martes, 7 de agosto de 2018

De lo real sueño al sueño real


Tranquila que deja de llover,
si tu fuego acompasa al mío,
entibiando la perla del río
que por inercia está buscando el pez.
¿Cómo no va a enloquecer?
Si sólo el pez la hizo arte
¿cómo no andar desafiante?
Si la perla es roja también,
y aunque el azul le hace bien,
violetas van a abrazarse




A vos natural quererte,
cantar ternura sin pena,
lo que me sobra te llena
y a tu presencia de ojos fuertes.
El ave canta: ¡qué suerte!
Tengo de estar volando
y ver sus piernas bailando.
Pariendo un gesto de darte,
mis dos alas regalarte,
el cielo te está esperando.




Soy diablo y vos sos mujer,
nuestro idioma es sueño,
es crepitante misterio
cuyo imperio es el placer.
Dichoso de ver arder
lo normal al tocar caos;
tu cuerpo como el cacao
tiene un rasgo especial,
entre lo dulce y lo sensual,
como un café por Callao.

viernes, 18 de mayo de 2018

Cadáver exquisito

¿Cuándo sentís plenitud absoluta?
(Una canción que nos hipnotiza)
¿Cuál es el camino que querés seguir?
(Es que me gusta mucho de esta forma)
¿Qué es lo que te hace sonreír ni bien te levantás?
(Son estrellas en el estómago cuando te siento cerca)
¿Quién sos? ¿Qué buscás?
(Si yo creo en mí lo siento posible)
¿Mirás a los ojos verdaderamente?
(El sonido de la tormenta)
¿Te da miedo el tiempo?
(Toda la noche pensándome)
¿Qué te gusta?
(Verte en mí)
¿Sos alguien?
(Porque no tengo miedo de estar sólo)

¿Al final del día, cuánto valió la pena?


Cádaver exquisito entre Verónica Medina, Milena Medrano y Yordan Bonne.

lunes, 5 de marzo de 2018

Paisaje huracanado visto de una ventana

Los años pasan.
Daños causan quienes más nos aman.
Ya no aguanto más nada
y tolerar no me agrada.

Sintiéndome un extraño hasta en casa.

Desnudo en mi cuarto
me estoy olvidando de amar...
todo lo que estoy pensando me cansa.

Le estoy fallando a la causa
por andar tropezando,
a la larga tendré que saber si algo me falta,
o solo lo que anda pasando me cambia.

Por desidia, sigo alimentando mi trauma.
Me quedo atado a la cama;
lo que estoy soñando me llama
y yo hago caso a su llamado.

Luego abrazo tu carnada.
Sé que voy de paso,
relaciones son fracasos,
yo las hallo trastornadas.

Si me callo fallan,
y cuándo hablo: flamas.
Fuera de este cuadro hallar
la paz se hace más sencillo.

Al escuchar jazz respiro,
oigo el llanto del saxo y miro
si salgo de este flash, cautivo
entre miradas que van de mimos.

Circo y rayes clandestinos.
Siento hambre y sigo despierto.
Abandono la razón a corazón descubierto.
No pongo voz ni voto
entre tantos tontos que hay por acá,
donde sólo el loco es ejemplo.

miércoles, 10 de enero de 2018

Automatismos

Silencio.
Caminá por mis brazos,
haceme caso.

¡No digamos nada!
¿Para qué?

Quiero que la tinta
me dirija a donde realmente busco,
que los cabellos
en mis hojas
sean terreno del último y primer momento,
coros anglicales
entre gritos de desesperación,
como si uroboros terminare de comerse
a sí mismo,
al instante del último bocado.

¿Qué pasa al terminar su banquete?
¿Qué pasa tras la pregunta?
¿Qué pasa tras la respuesta?


Ósmosis en mis dedos cansinos
por la tensión
con mi tendón
y la voluntad,
primigenia,
reveladora,
aspirante a escultora si su maestro fuere Míguel Ángel,
¿qué escultura subyace este líquido?

Me cuestiono y lo recuestiono
solo por el mero hecho de
no poder
responder.

Alquimista lirical,
artista que intenta transformar
al tiempo
en oro,
vano,
iluso,
nimio,
como lo humano.

A veces quisiera huir de la cárcel de imágenes y recuerdos,
para entra en la cárcel de piel.
¿El autómata es autómata si no puede ser otra cosa?









 Quisiera que lo que les cuento sea una obra de arte en si misma. Nunca más lejos, nada tan lejano, como una declaración de intenciones. Podrían llamarme el esclavo del oxímoron.
 Una máquina de escribir sin tinta, el tenue humo del sahumerio, fucsia, por supuesto, como todo lo suyo, el leve cosquilleo al sentir acercarse el calor al rostro, bajo la citadina lluvia en la cosmopolita Buenos Aires.
 Compenetrados, obnubilados ocupados cada uno en lo suyo, lo nuestro, dos microcosmos en fricción, sin más mediador que Fiona, silente, delicada, atigrada, contemplativa, más allá de lo que alguno de nosotros jamás podría llegar a estar.

 A veces la lluvia golpeteando el techo y las paredes me hace imaginar ejércitos de duendes.

 El abrigo se cae, sabe que le toca descansar por unos meses; pobrecito, se aburre.

 Inténtome distraer con la sentida intensidad de sus dedos luchando con las teclas, los gruñidos, fabulando onomatopeyas, los visibles e invisibles gestos en su cara, invisibles porque no la miro, visibles porque imagino. La descripción de un escenario de película.
 En esos tiempo, imposible decir si aún sigue siendo así, me fascinaba despersonalizarme, ver espacio en tercera persona e imaginar que estaba dentro de una película; lo importante no era el guión, no, no, sino la estética, visualizar las tomas, los ángulos, las sensaciones, la psicología de las imágenes. Siendo eterno romántico, necesitaba matizarme en barroco.
 He aquí la libertad:
A punta de cuchillo rasgando,
asesinando, vomitando,
volcando sobre la hoja
ojalás,
porqués,
qués,
cómos,
cuándos,
dóndes,
erases,
fueses,
hizos
y más
y mal que pese
heme aquí
frente a jueces
hechos de “ces”,
“eses”
y demases.
Pero entrégome,
como con la mirada,
nada,
que esconder ni mostrar,
nada,
como cara a cara
con Dios,
o
con Vos,
o
con los Dos,
o
con polvos, total,
todos somos cosmos.

Intensificate,
me ruge una voz,
Ares grítome:
“mátalos”,
y aca voy.
Acabo con todo
y vuelvo a apaciguarme;
el agua puede quemarme,
ensuciarme:
adoro,
simplemente adoro el ridículo,
el santo sinsentido.

Acá estamos los hijos de “Dios ha muerto” y “Hay alguien en mi cabeza y no soy yo”. ¿Qué hemos hecho de nosotros?
Peces de pecera,
agua de burbujas,
animales de zoológicos.
Son mórbidos y lógicos
los silogismos
que nos mantienen en la casa de los espejos.

Oscilo entre micro y macro.
(debe ser culpa de Macri)
Como todo y como siempre,
haciendo a base de golpes,
repiqueteos,
me llena de “theos”,
me entusiasma.

¡Ah! Me olvidé del mate. Justo recordatorio de que no todo entra en las manos…

¡y bue! Otra vez será.

miércoles, 23 de agosto de 2017

La timidez entre los árboles

 Caminando Buenos Aires con el cielo azul encadenado, condenado a enajenarse y a pensarse perdonado, razonando ser el deseo y deseando que la razón abandone su orgullo y vaya hacia la conciencia, obligándola a enfrentar la naturaleza, mujeres que se esquivan y se hablan en dadivas siendo altivas. Los humanos caminamos como hormigas, y nos relacionamos entre nosotros como los árboles, con timidez entre sus ramas, pero las raíces son las mismas, estamos juntos, somos uno, el amor es cosmos, el cosmos el polvo y alejamos a la verdad por más que esté inscrita y escrita en los corazones, tan cerca, pero tan lejos, dando vueltas en círculos ridículos deteniéndonos en puntos, avasallantes, buscando avallasarse, gritando en el silencio “¡ah! vayan a amarse” aunque amando los resultados no sonríen la Providencia.
 Amándolos, termino por amar dolor. Amarnos como amantes, aunque verlos desde arriba es amar a dos mareados. Pretender amar cada amalgama solo si amar sana. Si no, “sí” y “no”. Unidad es dualidad como sucesión de aquellos puntos, que infinito mediante hacen esa línea, que mitad de mitad con mitad mediante, y sucesivamente, me da el Círculo. Me da no.
 Soñando médanos enmudecido carente de mudas; lo mismo me da nada que nidos, nudos que nodos, nada que no ir, huir que quedar. ¡¿Y qué más da?! Si la totalidad está quemada.
  ¿Qué es más?
  Es más…
  ¿Qué es qué?
 Enloqueste en lo que estés, que éste estar burlesque es quemarse y verse arder, el ser se cercena en seres y cenas, deberes y penas, mujeres y nenas, poderes y venas, pero sólo ven a mí, oigamos Bellamy, o a un serafín o a un ser afín con el fin de lo enloquecer al fin o perecer de mil pareceres que tras mil amaneceres y mil y un anocheceres deben parecerte menesteres porque me negás, ese gas némesis… ¿qué sentís? ¿a dónde vas? ¿cómo pensás cuando no pensás? Pensar azar, asar pensar, matar al zar, alzar al ser.
 Cocido sabe mejor, conocido sabe peor; reconocidos nos fuimos al fondo y desconocidos fuimos todo menos nosotros.
 Los otros, los pocos locos no rotos devotos a sí mismos, atravesando el mundo como flechas dirigiendo a sí, y así yendo a todos lados, todas partes, al mismo tiempo: aquí y ahora, aceptando, agrietando al uróboros que ya no tiene hambre y extraña observar su cola, su sueño es ser Quetzatcoatl, matar con su veneno y cumplir con su destino, romper el cáscaron y responderle a Abraxas, abrazar las llamas ya, llamar a las brasas.

Somatizándonos, o matizándonos.

domingo, 2 de julio de 2017

En el Nombre-Del-Padre

Me aburren los días del padre;
nadie a quien agradecerle
ni culpas echarle,
ante que detenerme
ni a quien enfrentarme:
el odio es un germen
pero el vacío, imperdonable.

Quiero matarte
porque no puedo matarte.
O suelo matarme
porque ya te maté.

Oigo una voz,
pero no quiero escucharle.
En contraste con Dios
se siente lo incomparable.

"What did'ya leave behind for me?!"
No me canso de preguntarte.
A mis demonios les incomoda saber
que los quiera cuidar un ángel.

Necesito defectos que encontrarte
y salvarme
de tu ley atemporal;
no se trata de moral:
las cuestiones de amor y odio están más allá del bien y el mal.

Ni Freud, ni Nietzsche, ni Lacan
me alcanzan para curar el
insulto del indulto que supone lo inexorable.
¡Escuchen mis silencios cuándo hable!
Son resabios de un hogar donde no hay ley.

Más solo que todos
pero,
no mas solo que antes:
ahora me tengo a mí de acompañante.
Tengo a las hojas secas esperando la fuerza del aire
deseando ser poseídas por el viento y haga que bailen
en vaivén.

Una tumba no es alguien...
¿¡por qué debería llorarle?!
Decidí que no haya ante quien arrodillarme.

Si compartimos las mentiras
la conciencia es un fraude.
¿Tener que creer
o perder los cabales?
Mi mirada en el espejo es un bucle interminable
que acumula la presión hasta volverla insoportable.

Detalles
de lo que me calle,
que sigue estando presente gritando desde el ayer.
Coqueteos de la culpa después de sentir placer
son ecos distantes de la peor parte de mi self.

¿Ser
por el deber?
Hacer algo a respecto
o soportarle.
Dar el brazo a torcer
o devolver lo que lancen.
Con miedo de perder,
perder es inevitable.
Siendo mi propia fe,
mi credo es inexpugnable.

Pero...
soy ateo de mí.
Cuando no creés en nada,
es un delirio vivir.
Sueño con universos
donde todo es más claro
y cuando me despierto
quiero volver ahí.

Imágenes del tiempo son relojes de Dalí,
y
sus sonido son las voces de los que quieren salir.